Ha llegado ese momento tan esperado de vacaciones, la Semana de Pascua, es hora de coger el coche y salir fuera de la ciudad y irse a algún sitio de viaje, con la familia, la pareja, amigos… pero antes de esto, toma precauciones con tu vehículo para que no se convierta en un viaje desastroso.

Mucha gente es reacia a llevar el coche a la revisión, pero, que nos cuesta llevar el coche a un taller a una revisión rápida, o por lo menos realizar unos simples pasos de mantenimiento nosotros mismos para evitar sustos, aquí te damos algunos consejos y costumbres a seguir antes de un viaje largo, que seguramente conocéis la mayoría de vosotros pero no los aplican o se os acaban olvidando.

Llevar el coche al taller para una revisión

Empecemos por la mas cómoda y de calidad, no preocuparte, coger tu coche y llevarlo a un taller especializado que en 15 minutos, más o menos, te revisan el coche completo, el motor, ruedas, levantan el coche y revisan por abajo… te hacen una revision completo, por un pequeño precio tendrás el coche revisado hasta tu siguiente viaje importante. Si, cuesta dinero, si, seguramente le saldrá algún fallo al coche, pero… ¿no se trata de eso? de arreglar los problemas, saber que le puede pasar a tu coche en un futuro, y algo importante, saber si tomar el riesgo de quedarte en la carretera, por no arreglar los fallos que se detecten o por lo contrario no sufrir ningún percance. Te recordamos que muchos de los fallos comunes en el coche son problemas eléctricos, por lo cual no podrás comprobarlos por ti mismo a no ser que vayas a un taller de confianza, comprueben la batería y detecten indicios de posibles fallos.

Hacer el mantenimiento básico tu mismo

Revisión del nivel del aceite:

Lo revisaremos en frío, con el motor parado y el coche en un sitio sin desniveles en posición horizontal, buscar la varilla del aceite, suele ser de color amarillo, también puede ser de un tono anaranjado, ahora sigue los siguientes pasos:

  • Sacamos la varilla
  • La limpiamos
  • Volvemos a introducir
  • Sacamos y comprobamos las mediciones, tiene que estar por encima del mínimo, si es posible más por encima.
  • Y listo, hemos comprobado el nivel del aceite del coche.

Revisión de los neumáticos:

Los neumáticos tienen que pasar distintas revisiones, equilibrado, alineacion, suspension, valvulas neumatico, las que podríamos mirar nosotros serian las dos siguientes.

Presión del neumático:

Comprobar con las ruedas en frío que la presión de los neumáticos sea la adecuada, que indica el fabricante en el manual del vehículo que también podrás encontrar en un lateral de la puerta o en la tapa del depósito de combustible, según el coche.

Desgaste de los neumáticos:

Hay que comprobar la altura del dibujo de los neumáticos, es simple, el mínimo legal es de 1,6mm y esto se puede comprobar con una moneda de 1 euro, mas o menos la profundidad del borde dorado de la moneda de 1 euro. También el neumático dispone de una señalización dentro del surco del neumático el cual también indica el límite.

Revisar las luces:

Enciende todas las luces del coche y comprobar que funcionen, comprueba que por delante y por detrás estén todas correctamente, para simplificar esta comprobación puedes ponerte cerca de una pared. Además que estén bien alineadas para que no deslumbren a los demás vehículos y alumbren bien la carretera.

Realmente estos mantenimientos básicos, no te aseguran nada, pero es lo mínimo que os podemos aconsejar para un usuario normal, siempre os recomendamos acudir a un taller profesional como indicamos al principio del post, y que ellos se encarguen de revisar el coche adecuadamente y cambiaros lo que sea necesario siempre con vuestro consentimiento, en un taller de confianza.

Para cualquier consulta ya sabes que tienes nuestras redes sociales a tu disposición para ponerte en contacto con nosotros.